17.10.2015

Apariciones de viaje (1), por Guillermo Becar

16 de Octubre

Construir un campo común desde micro-territorios ha marcado la primera jornada de MOV-S Chile, encuentro de agentes artístico-culturales nacionales e internacionales.

Un encuentro de vinculación y participación propositiva en que diversos agentes de Chile, España, Colombia, México, Uruguay y Portugal instalan códigos de convivencia y lógicas de un encuentro que propone una acción reflexiva constante, propiciada desde la escucha y apertura a conocer nuevos agentes culturales para formar comunidad.

Desde la acción de cada participante en vinculación con otro(s) se ha propuesto la diversidad del diálogo no verbal para trazar la comunicación desde el cuerpo, misma que al avanzar su primer encuentro se llevó a lo verbal comunicativo y enlaces de comunión.

Acciones colaborativas y cómplices, algunas más concretas y otras más abstractas, permitieron nutrir los micro-territorios que construyeron una ciudad con habitantes itinerantes. La misma que creó y organizó micro-sociedades participativas, conectando el encuentro con un punto de recepción abierto a las aptitudes creativas de cada participante, apelando a la integración y primera vinculación con cuerpos en movimiento.

Conectar a los diversos agentes participativos de MOV-S entre ellos y representantes del Barrio Yungay significa una mirada y reflexión del territorio en que está NAVE -espacio organizador de este seminario en conjunto con el Mercat de les Flors (Cataluña)-. Lo que conecta las dinámicas con que se abrió este espacio de reflexión y la realidad en torno a mecanismos de organización, ya que el eje motor de este encuentro está propuesto bajo una reflexión y proposiciones en la “Importancia de la sociedad civil organizada y su incidencia en la política pública”.

Tal como indicó Rosario Carvajal -representante de Vecinos por la Defensa del Barrio Yungay- “el patrimonio son las comunidades”.

Otra acción colaborativa fue que entre todos los participantes prepararon la cena inaugural de este encuentro, impulsando nuevamente la participación y foco comunitario que se instala en este encuentro de diagnóstico y proposiciones para la comunidad artística de la danza. Aplicando herramientas bajo la participación co-activa, que con una clase de cocina y la preparación de la cena se entró en una dinámica de transacciones, espacios de escucha, vinculación y asociatividad para cocinar y luego compartir los resultados de un ejercicio colectivo.

Así la comunidad ha construido, desde el cuerpo, alianzas de participación para entregar propuestas de cómo vincularse con una danza que sea más participativa de los avances en políticas culturales transversales. Entendiendo que los diversos agentes podemos dialogar como pares que aportan significativamente al diagnóstico, propuestas y desarrollo de un campo de acción para la danza en conexión con su territorio.

Artículo en pdf.