30.04.2014

Programación Expandida (2)

Los asistentes al seminario MOV-S que se celebró en Galicia entre el 11 y el 13 de marzo participaron, de forma colectiva, en la elaboración de este documento sobre Programación Expandida.

Éste, junto con el documento sobre El Papel de los Museos y los Centros de Arte en relación a las Artes Vivas, están actualmente en proceso de redacción. El que os presentamos es una segunda versión de un texto que ya os presentamos con anterioridad en una primera versión y que sigue siendo susceptible de cambios que iremos anunciando.

Ambos serán presentados ante diferentes instituciones públicas y privadas del Estado para intentar que pongan en práctica, a medio plazo, los modos de operar propuestos en los mismos. Esperamos que puedan servir como herramientas de trabajo para artistas y mediadores en el futuro.

La PROGRAMACIÓN EXPANDIDA (PE)

¿Qué es una Programación Expandida?

Una Programación Expandida es un ecosistema de relaciones formales e informales que se configuran a partir de una práctica artística con una comunidad y un contexto determinados.

Para nosotros es aquella que se expande en los espacios, en los dispositivos que propone y los agentes con los que se relaciona. Aquella que se interconecta de forma espontánea con las comunidades y los contextos.

Un Programa Expandido ha de contener la presentación de una idea o pensamiento, de una práctica o investigación, de una estética o composición. Aquello que quiere exponer lo hace por medio de una producción artística por un lado pero no deja de lado la práctica del artista que la produce, sino todo lo contrario, visibiliza, vincula, conecta, expande estas prácticas con las comunidades y los territorios que le son afines o que le vienen dados.

Para esta expansión son válidas todas aquellas formas o dispositivos artísticos que se quieran plantear y que, a sugerencia del artista, sean formas de comunicarse con las personas proponiendo otros modos de ver y entender el mundo.

1/ Opera como un Ecosistema

Un programa expandido podría operar con todo el ecosistema de las artes vivas interconectándolo con la vida real contenida en el contexto en el que se sitúa. La idea de la PE puede ser vista en el flujo interminable de la naturaleza: el ecosistema artístico (teórico, social) es un émulo del ecosistema natural en el que estamos todos unidos. Si la naturaleza funciona en redes interconectivas, ¿por qué los espacios de arte no van a funcionar así?

2/ Contiene la producción y la práctica artística

Todo espacio que se una a la PE deberá abrirse a una lógica constructiva de espacio productor y receptor de articulaciones artísticas de todo tipo, dentro de un contexto nuevo. Ese nuevo contexto implica una generación unitaria de lo productivo y lo generativo. El espacio que se acoge a una PE se compromete a romper el monólogo que se suma a lo en boga, de manera que se arriesga a innovar (producir) articulaciones creativas (prácticas) aún no pensadas. Comprometerse con la PE es disponer en la gestión del espacio una serie de recursos (físicos, materiales, económicos, cognitivos) para que este hecho sea realizado. El espacio se transforma en laboratorio generador de prácticas e hibridaciones en lo productivo (vid. nuevas formas de producir). El espacio que articula una PE se compromete sensu stricto a que eso se realice.

3/ Adviene una contractuación que implica un acompañamiento

Todo espacio que comience a articular un tipo de PE realiza un contrato (virtual, pero también físico, legislativo) por el que comienza a abrirse a un proceso de co-gestión con otros espacios vinculados a la PE, en una red de espacios que legislan prácticas expansivas en su programación.

4/ Proyecta espacios y eventos atravesados por la experiencia lúdica

El espacio que se compromete a la PE realiza una disposición de su lugar como ámbito para el intercambio y para los encuentros no necesariamente profesionales, en el sentido que otorgamos al término hoy día. Se abre, por tanto, a la creación de un espacio para el gozo y lo lúdico. Se tiene en cuenta en todo evento proyectado dentro de la articulatividad de la PE la cuestión de la diversión, el ocio, el aprendizaje humanístico, el lúdico aproximarse a la obra, a las prácticas, sin por ello perder el rigor y la profundidad. La PE genera la posibilidad de un homo ludens.

5/ Despliega un diálogo

Cada lugar (por la vinculación con la PE y los acompañantes procedentes de otros espacios artísticos) comienza a abrirse a la dinámica, el cambio, la metamorfosis y la investigación. Cada espacio, de este modo, va ‒con el tiempo‒ perfilando un discurso (un lenguaje) que lo caracterizará y que es puesto en diálogo con los otros espacios y con los sujetos que habitan el espacio, sean creadores o personas que asisten a eventos que allí se realicen. La PE hace, por lo tanto, conversacional el proceso de proyección articulativa del espacio.

6/ Está abierto a nuevas interactividades y en conectividad con otros espacios, prácticas y géneros

Entronca con el punto 1 (el Ecosistema) y 5 (el Diálogo). Cada espacio vinculado a una PE desarrolla una gestión (mediada ‒si es necesario‒ a través de una co-gestión de acompañamiento) que tiene la singularidad de ser abierta, interactiva (debe estar dispuesto a aprender nuevos códigos comunicativos y desarrollar aperturas hacia ámbitos en los que aún no hubiese trabajado) y conectiva (se compromete a estar en red, conectado a otros espacios donde se realizan gestiones semejantes).

7/ Se da una gestión horizontal

La idea de horizontalidad aquí implica la puesta en curso de recursos propios del espacio a (1) los acompañantes del proceso de co-gestión de la PE en cada nuevo espacio y a (2) las personas ‒no vinculadas al espacio‒ que van a participar en alguno de los eventos que ese ha desarrollado en su programación. La idea de horizontalidad entraña el hecho del compartir. El espacio hace compartibles sus recursos los pone en funcionamiento disposición de la comunidad.

8/ Genera una interfaz emotiva en el espacio habitable. La frase anterior era: “Acompañamiento del proceso de quien genera el discurso por todos los canales”.

La PE es emocionalmente interfáctica: hace aproximarse a los creadores y los asistentes a las prácticas creativas, pero también a los gestores y a los creadores, o a los gestores y los asistentes. La PE genera una interfaz emotiva. La PE hilvana un trayecto emocional que implica una co-participación aproximadora, corazonadora, y por lo tanto vinculada con el conocimiento, el aprendizaje, la sensibilidad.

9/ Cohesión argumentativa en el discurso

En general la idea de claridad y coherencia va ligada a la idea de cohesión de la producción y de la práctica (punto 2), y del diálogo (punto 5). Todo espacio que participa de la PE tiene una singularidad, una identidad particular, que hace que tenga un poder específico, y por lo tanto una visibilización de su propio modo de operar claramente distinguible. Ese es el fin mismo de toda práctica colectiva desarrollada en un espacio a través de una PE: llegar a devenir una singularidad creadora, que permite pensar y crear de un modo nuevo, colectivo y personal. Abriéndose, además, a la posibilidad creadora de un universo experiencial. Cada espacio casi se podría decir que inventa una experiencia.

Descarga el pdf